Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de Cookies.Aceptar ok

Residuos

Cualquier empresa de cualquier industria genera diariamente una cierta cantidad de residuos. La cuestión de la gestión de estos residuos es un problema al que se enfrentan los responsables de una empresa.

 

Recogida de residuos: clasificación

Esta es una cuestión clave para cualquier negocio: la recogida de residuos ayuda a cuidar el medioambiente. La recolección se clasifica. Se ordena según la naturaleza de los residuos.

 

Los residuos no peligrosos serán separados y desechados en contenedores especiales próximos a las estaciones de trabajo para más simplicidad:

  • Papel, cartón...
  • Envases de plástico.
  • Soportes de aluminio, hierro...
  • Vasos…

 

Una operación más que necesaria, ya que la reglamentación española impone una recuperación de residuos tales como pilas, baterías, envases, equipos eléctricos, electrónicos... En este caso,  recoger la basura en su contenedor específico debería ser una regla de empresa.

 

Por otra parte, los residuos peligrosos están sujetos a una recolección específica y una operación de clasificación.

 

Hay productos inflamables tales como ácidos, y todos los materiales y sustancias que tienen efectos nocivos sobre la salud y en el medio ambiente debido a su toxicidad, carácter nocivo, ecotoxicidad, la radiactividad y otros efectos cancerígenos. Estos suelen ser residuos producidos por el sector industrial. En este caso, la recogida se convierte en una cuestión necesaria para la sociedad, y para preservar la salud de tus empleados en particular.

 

Para tales tipos de residuos, serán utilizados contenedores de distintos tipos y volúmenes, con un marcador permanente para identificar la familia de los residuos.

 

La compactación

En el negocio de la gestión de residuos, la compactación permite disfrutar de los beneficios.

  • Reducción de más del 90% del volumen de los residuos.
  • Ganar espacio de almacenamiento.
  • Participación en el movimiento de reciclaje de residuos.
  • Mejora la limpieza en la compañía ya que los residuos tienen un volumen especialmente bajo.

 

Para poner en práctica una compactación eficaz, es posible equiparse con una compactadora 'clásico' o una prensa de balas.

 

Los compactadores de residuos reducen el volumen. Sin embargo, deberás elegir entre dos familias de productos: una compactadora monobloque o una compactadora fija. Las compactadoras fijas están destinados para la recogida de residuos secos tales como papel y cartón. La compactadora monobloque, en su lugar, se utiliza para residuos húmedos debido a su estrechez y también para cantidades más pequeñas.

 

Una prensa de balas va un paso más allá a través de la utilización de placas de compresión que pesan desde 20 kg más de 60 kg, según proceda.

 

Equipar las empresas con una compactadora o una prensa se está extendiendo rápidamente, especialmente si los productos de desecho son diarios y en grandes cantidades.

 

Es posible comprar o alquilar para una mayor flexibilidad.

Contenido de la guía "Residuos"

Introducción

Contenedores

Papeleras

Compactadoras