Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de Cookies.Aceptar ok

Traslados

Trasladar una empresa a las nuevas instalaciones puede ser parte de un paso aún mayor (compras por otra entidad, estrategia de desarrollo, cambio de actividad, etc.) pero en sí solo ya es un evento importante en la vida de la empresa.

Tomarse el tiempo necesario para establecer una lista de tareas de traslado clara y detallada y seguirla cuidadosamente es una buena base para superarlo sin problemas. La empresa de mudanzas a la que llames te puede asesorar sobre el plan de ruta más completo posible. Por ello, es aconsejable ponerse en contacto con un agente de traslados lo antes posible.

Algunas de estas empresas especializadas ofrecen servicios adaptados a los proyectos más complejos: por ejemplo, mudanzas internacionales o industriales. Este tipo de traslado de negocio requiere unos conocimientos y recursos muy específicos. Por supuesto, el coste de una mudanza profesional varía en función de estos parámetros, pero también de muchos otros: número de puntos de llegada y salida, distancia entre emplazamientos, tipo y volumen del material a trasladar, etc.

Las compañías de tamaño limitado (por ejemplo, una oficina profesional) pueden reducir el coste de trasladarse en una mudanza colectiva.

Por último, no solo son los muebles los que se desplazan, los empleados también cambian de lugar de trabajo. Y dado que el traspaso de una empresa a menudo crea a su paso también insatisfacción (viajes diarios más largos), habrá que buscar acuerdos. En general, un proyecto profesional de traslado siempre será más fácil si va acompañado de los esfuerzos de comunicación necesarios.

Contenido de la guía "Traslados"

Introducción

Prepara tu traslado profesional

Traslado de empresas: casos especiales