Al navegar por el sitio aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Para más información, visita nuestra Política de Cookies.Aceptar ok

Desfibriladores

Los desfibriladores son utilizados para ayudar a las víctimas de accidentes cardiovasculares. Estos dispositivos están equipados con dos electrodos que permiten analizar la actividad eléctrica del corazón. Si este se encuentra en un estado de fibrilación ventricular, una descarga eléctrica será enviada con el fin de restablecer el funcionamiento normal del cuerpo.

 

A menudo ocurren accidentes cardíacos en las empresas (fatiga, estrés). Como la Sanidad es competencia de las Comunidades Autónomas, cada una de ellas tiene una normativa propia en cuanto a su uso e instalación.

 

Existen dos tipos de legislaciones:

1.Sobre qué personas pueden usar un desfibrilador.

2.Sobre qué entidades están obligadas a disponer de un desfibrilador.

 

Todas las comunidades excepto Madrid disponen de legislación sobre qué personas pueden usar un desfibrilador.

 

Solo 4 Comunidades Autónomas tienen una normativa propia:

Andalucía, Cataluña, Canarias y País Vasco son las cuatro Comunidades Autónomas que han desarrollado una normativa propia a favor de la cardioprotección mediante una ley que establece como obligatorio instalar estos equipos en espacios públicos.

 

Como medida de precaución, se recomienda encarecidamente a las empresas a invertir en un desfibrilador cardíaco.

 

La primera cualidad de un desfibrilador cardíaco debe ser la facilidad de su uso. El usuario es guiado en todo momento por una voz sintetizada. La elección de un desfibrilador está condicionada, principalmente, por la elección de la automatización total o parcial.

 

Desfibriladores semiautomáticos (DESA)

Al final de las instrucciones de preparación de la víctima, y el establecimiento de los electrodos, la persona que esté utilizando el desfibrilador debe presionar un botón de este para enviar una descarga eléctrica.

 

Desfibriladores totalmente automáticos (DEA)

La automatización del desfibrilador incorpora, en esta ocasión, el envío de la descarga eléctrica. Si el análisis indica la necesidad de enviar una descarga, el operador del dispositivo no tendrá nada que hacer ya que todo funcionará automáticamente.

 

La garantía, mantenimiento, sustitución de consumibles (baterías de gel), la sencillez, la claridad de la voz o de la conexión automática a los servicios de salud son todos los criterios de selección adicionales.

Contenido de la guía "Desfibriladores"

Introducción

Información

Equipo

Marcas de fabricantes